Introducción - PERIIMPLANTITIS

Vaya al Contenido

Introducción


La pérdida de la dentición en los humanos, al llegar a la vejez, fue durante siglos una situación ampliamente aceptada. En épocas recientes se comenzaron colocar dentaduras postizas para mejorar la función masticatoria. Aún más recientemente, la estética comienza a prevalecer en los tratamientos odontológicos con la colocación de puentes fijos y coronas. En 1965 aparece en escena la reposición de los dientes ausentes por medio de implantes dentales de titanio, introduciéndose el término osteointegración para definir el anclaje directo del hueso al cuerpo del implante. Los resultados de supervivencia de los implantes a los cinco años, en series consecutivas, fueron tremendamente alentadores y catapultaron el tratamiento a nivel mundial.

Al principio se sustituyeron dientes ausentes por implantes en los lugares donde existía hueso suficiente para colocarlos sin riesgo de dañar otras estructuras (nervios, senos maxilares, dientes vecinos, etc.). Posteriormente con la aparición de la técnica de regeneración ósea guiada y de los injertos de hueso, se empezaron a situar los implantes en zonas tanto estratégicas desde el punto de vista funcional como estético. En un principio los implantes comenzaron a ser colocados por profesionales que poseían una cierta habilidad quirúrgica, como los cirujanos orales y los periodoncistas, pero en la actualidad, al ir simplificándose las técnicas implantológicas, están siendo colocados por odontólogos generales. Esto último ha hecho que el número de implantes colocados se haya expandido hasta límites insospechados.

Hemos llegado a unos niveles sorprendentes, tanto en estética como en función.
Y llegados a este punto hemos dicho:

¡MISIÓN CUMPLIDA!
ó deberíamos decir
¿MISIÓN CUMPLIDA?

Nos hemos encontrado que los implantes pueden fracasar desde el punto de vista biológico. Tratamos con tejidos vivos. Con sujetos con reacciones biológicas diferentes. Con individuos que presentan todo tipo de hábitos y costumbres. Que han perdido la dentición natural por diferentes causas. Todo esto unido, hace que los implantes puedan, a lo largo de su vida, presentar diversos tipos de complicaciones.


  • ¿Somos conscientes de las posibles complicaciones?
  • ¿Somos capaces de tratar esas complicaciones si se presentan?
  • Y sobre todo ¿Somos capaces de evitarlas?




Regreso al contenido